Support Turkish conscientious objectors

en

Sorprendentemente, dos décadas después de su encarcelamiento, Osman Murat Ülke fue citado nuevamente a la estación de policía por el fiscal en Bilecik, quien reabrió su caso, y le ordenó hacer una declaración en la estación de policía local.

Grupos de objetores de conciencia de la región del este del Mediterráneo recientemente han emitido una declaración sobre la actual crisis militar en su región. Declararon su solidaridad con los refugiados que escapan de la guerra ya la represión, e hicieron un llamado a la comunidad internacional a buscar soluciones pacíficas, en vez de militarizadas, para la actual violencia en la región. “La reacción del mundo a la actual violencia regional”, señala la declaración, “debería ser construir sociedades, asistir a los refugiados y mediar entre partes en conflicto, no vender armas, bombardeos y ofrecer asistencia militar”.

Leer más aquí...

Organizaciones internacionales de paz, incluida War Resisters' International, están solicitando a la Unión Europea que no pierdan de vista la situación en Turquía. La renovada guerra en el sudeste de Turquía está ocurriendo en gran parte lejos de la atención del público internacional: en cambio, los ataques terroristas, la guerra en Siria y el asunto de los refugiados dominan la agenda. Pero ante la violencia y violaciones de derechos humanos en la guerra entre el gobierno turco y regiones del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), pedimos que los políticos europeos no esquiven la mirada. Con ese fin, hemos creado una petición dirigida a la Alta Representante para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini. 

Únete a nuestra solicitud aquí.

Somos objetores de conciencia de toda la región del Mediterráneo Oriental. Nuestra región ha sufrido durante mucho tiempo opresión, injusticia, militarización, ocupaciones militar y guerras, así como pobreza, analfabetismo, hambre y falta de infraestructura social. En este difícil periodo, en el que nuestra región parece hundirse aún más en el caos de la guerra, alzamos nuestra voz común por la paz y contra la  mlitarización.

Nos negamos a permitir que continúe este ciclo de violencia, iniciado por estados opresivos e intereses económicos; nos negamos a ser parte de él; nos negamos ser enemigos de gente simplemente porque tengan una nacionalidad o religión diferente; no nos van a arrastrar a sus guerras y ejércitos que llevan a la región a la destrucción y la muerte.

El 6 de enero de 2016, el objetor de conciencia Yannis Vasilis Yaylali fue condenado a una pena de 7 meses y 15 días de cárcel por haber escrito artículos que defendían la objeción de conciencia y se oponían a la guerra en las regiones kurdas. Esta pena de prisión comenzará únicamente después de la sentencia del tribunal de apelación; por tanto, todavía no está en prisión. Fue declarado culpable por incumplir el Artículo 318 del código penal turco: alienar a las personas contra el servicio militar. Tiene dos procesos más por la misma acusación.

Yannis hizo una declaración después de la sentencia:

«En estos últimos años, apenas se ha hecho uso del artículo 318. Hasta que empezó de nuevo la guerra el año pasado. El Estado está aumentando la presión a todos los opositores a la guerra, los antimilitaristas y los objetores de conciencia en tiempos de guerra. Están intentando silenciarnos, pero no vamos a rendirnos».

Un tribunal militar en la provicincia de Sivas en la Anatolia Central, ha condenado al objetor de conciencia Mehmet Tarhan a 15 meses de cárcel. La condena se ha conmutado por una multa de 9.000 liras turcas, por “no obedecer órdenes.” Mehmet está apelando la sentencia. Mehmet lleva más de una década en esta lucha contra los militares turcos.

El veredicto hace caso omiso de una resolución anterior del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), en la que consideraban que se estaba cometiendo una violación del artículo 9 (libertad de pensamiento, conciencia y religión) de la Convención Europea de Derechos Humanos y, del artículo 3 (prohibición de la tortura o los tratos inhumanos) de la Convención. El Tribunal dictaminó que las fuertes sanciones penales impuestas a los que no cumplen con el servicio militar obligatorio no logran un equilibrio entre el interés general de la sociedad y el de los objetores de conciencia .

En la sociedad turca, dominada como está por una espiral de "masculinidad" y "servicio militar", el sexismo y la homofobia están siempre presentes. Las instituciones militaristas humillan y etiquetan a los homosexuales, los tratan de malos modos y les hacen la vida imposible, sobre todo cuando están cumpliendo el servicio militar. En primer lugar, el ejército se presenta como un regalo del que no se puede disfrutar si uno es gay.

Por Hilal Demir, Internacional de Resistentes a la Guerra

¿Por qué nosotras, las mujeres, nos declaramos objetoras de conciencia en Turquía cuando no tenemos que hacer el servicio militar? Deseo abordar algunos de los problemas y dinámicas de la objeción de conciencia, valorar las declaraciones públicas que hicimos las objetoras, y comentar los debates que se generaron.

Turquía ha aumentado recientemente la presión sobre los objetores de conciencia. Tal como se publicó en la lista de distribución co-alert del 1 de abril, el objetor de conciencia Enver Aydemir fue sentenciado el 30 de marzo a 10 meses de prisión por cargos de deserción.

Según un artículo en Today's Zaman, en Turquía se planean algunas enmiendas legales para abordar el tema de la objeción de conciencia, después del juicio del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEdDH) en el caso de Osman Murat Ülke en enero de 2006. Sin embargo, estas enmiendas están lejos de reconocer el derecho a la objeción de conciencia.

Subscribe to Support Turkish conscientious objectors