Lecciones de la Prohibición Trans en Estados Unidos

en
es
fr
Un póster que dice: "Liberación trans, no más invasión de Estados Unidos" y "No hay orgullo en la guerra"
[node:field_image:title]
Author(s)
Omar Zahzah et Tory Smith

El género binario, la supremacía blanca, la heteronormatividad y el heteropatriarcado son los brotes inevitables del capitalismo y la colonización. Por estas razones, es un error considerar la inclusión en el ejército como un hito de lo que nuestros movimientos pueden lograr. A pesar de ello, el Estado a menudo tratará de enmascarar su papel inherente en la perpetuación de la opresión cooptando el lenguaje de los movimientos de resistencia. Nuestro papel como organizadores verdaderamente orientados a la liberación debe ser el de reconocer esta cooptación como nada menos que una estrategia desvergonzada de poder; mientras las élites puedan fragmentar nuestros esfuerzos de organización haciéndonos desviar nuestras energías radicales hacia la liberalización de los aparatos de exterminio del Estado, nuestra capacidad para lograr un orden social justo se verá comprometida para siempre.

En el contexto de Estados Unidos, hemos visto a los militares tratar de rehacer nuestra propia historia una y otra vez. En 1948, el ejército de Estados Unidos integró tanto a mujeres como a afroamericanos en las fuerzas permanentes. En ese momento, había considerables objeciones dentro del ejército a la desegregación, pero a medida que el movimiento feminista y de derechos civiles obtuvo poderosas victorias en el resto del país, el Pentágono comenzó a celebrar esa historia temprana, tomando como propias las luchas del movimiento popular que tanto habían luchado. Más recientemente, en 2010, con la derogación de la política del ejército estadounidense de prohibir el servicio de miembros gays, lesbianas y bisexuales, el ejército estadounidense volvió a intentar pintarse a sí mismo como una institución progresista, presentando la integración de soldados gays, lesbianas y bisexuales como una victoria para el movimiento de los derechos de los gays y que la pertenencia al ejército podría utilizarse como una fuerza para el bien social. Muchas organizaciones de Estados Unidos que luchan por la liberación LGBTQ celebraron esta victoria como un hito en un movimiento iniciado por personas homosexuales y transexuales, en un bar gay llamado Stonewall en los Estados Unidos, y que se había enfrentado a la brutalidad policial en su comunidad. Luego, en 2016, la administración Obama permitió que los estadounidenses abiertamente transgénero fueran soldados. Pero a medida que el creciente fascismo en Estados Unidos arrasó con Trump en el poder, los transfóbicos de derechas presionaron para que se retirara esa política. En julio de 2017, Trump tweeteó que planeaba prohibir a los soldados transexuales en el ejército, seguido de una política que puso en práctica. Pero a pesar de todos los efectos tangibles que estos retrocesos y restricciones tendrían sobre los soldados trans, reconocemos que la campaña que rodea a esta última forma de discriminación funciona en última instancia en los intereses de un ejército que trata de mostrarse a sí mismo como una fuerza para el bien social. Las fuerzas de la violencia estatal, los militares, las prisiones, la policía, el control de fronteras, necesitan presentarse como cruciales para cualquier futuro que intentemos construir, mientras que como organizadores antimilitaristas sabemos que la verdad es exactamente lo contrario. 

Porque incluso en lugares donde los militares podrían presumir de una composición más "diversa", estas historias se arman contra las regiones y poblaciones más "salvajes" del mundo, proporcionando la cobertura para bombardear, ocupar y oprimir a todos aquellos que Europa consideraba como atrasados, misóginos y, en el fondo, transfóbicos y resistentes a entrar en el "mundo moderno" tal como lo ve Occidente. La realidad es que las campañas militares coloniales a lo largo de la historia han utilizado la llamada "protección" de los segmentos vulnerables de la población como justificación de sus crímenes, a menudo mientras siguen negando a esas mismas poblaciones sus "derechos" en su país. Lila Abu-Lughod, por ejemplo, escribe sobre cómo los proyectos coloniales británicos del siglo XIX en el suroeste de Asia y el norte de África (SWANA) se justificaron con la lógica de "salvar" a las mujeres asiáticas de los mismos hombres poderosos que se oponían a los movimientos de sufragio femenino en su país. Beth Richie y Chandra Talpade Mohanty sostienen que mientras los esfuerzos feministas estén orientados a apoyar un complejo industrial militar y carcelario más amplio, estarán de hecho saboteando la liberación definitiva hacia la que deben tender todos los movimientos de liberación. Jasbir Puar ha hablado de cómo los militares pueden utilizar el lenguaje de la liberación queer para fortalecer su propia capacidad de atacar y matar a los últimos enemigos del Estado: los "terroristas" retrógrados que no comparten "nuestros" valores liberales/progresistas. Los militares y el estado sólo se han preocupado por la "justicia" global en la medida en que puede ser retorcida para apoyar sus propias ganancias materiales, su poder y supremacía sobre el resto del mundo.

Como organizadores trans y queer contra el militarismo en Estados Unidos, el desafío de cómo enfrentar la prohibición trans es profundo. No podemos apoyar la discriminación y la intolerancia contra nuestrxs hermanxs trans, pero mientras reforcemos o busquemos "perfeccionar" a los militares estamos de hecho apoyando esta injusticia. En pocas palabras, trabajar por los intereses de una institución que existe para saquear, aterrorizar y matar a miles de personas, independientemente de su género y/o identidad sexual, es automáticamente apoyar todas las formas de discriminación mediante las tecnologías más avanzadas de violencia. Los derechos de lxs transexuales no empiezan y terminan dentro de las fronteras americanas. Las personas trans están en Estados Unidos, así como en la ocupada y colonizada Palestina, Afganistán, Irak, Colombia, Haití, Chad y Filipinas, y todxs ellxs están luchando contra el complejo militar-industrial cuyo vuelco es una parte inextricable de ver realmente la liberación trans en un contexto global. Las personas trans forman parte de las comunidades más amplias en las que viven, y en todos los lugares donde el militarismo y el poder del Estado se manifiestan, las personas trans se enfrentan al complejo militar-industrial junto con todos los demás considerados desechables por los que están en el poder. Por estas razones, debemos desconfiar de las afirmaciones de que las campañas militares pueden ser alguna vez fuentes de liberación de lxs transexuales, incluso cuando esas afirmaciones se hacen en nombre de loxs transexuales de países con objetivos militares. Ninguna superpotencia militar actúa por el genuino interés de la humanidad; trabajan para su propio beneficio, a expensas de todos los que están bajo su dominio. No hay ninguna bomba que por arte de magia no mate a las personas trans, como tampoco es posible bombardear a nadie en nombre de su propia liberación.

En lugar de dedicar nuestra energía organizativa a pedir que los militares sean (o sigan siendo) más "inclusivos", necesitamos agitarnos contra los militares como la fuerza disciplinaria más exclusiva del mundo, trabajando para apuntalar los regímenes más represivos y reaccionarios de todo el mundo y apoyando todas las formas de opresión mientras apuntalen la supremacía del Estado. Los recursos de nuestros movimientos para la liberación trans merecen ser colocados hacia la liberación de los miembros más atacados de nuestra comunidad. La liberación trans sólo llegará realmente con la abolición del complejo militar-industrial y de todas las fronteras y el poder de fuego que lo sustentan. Estamos aquí para pensar sueños audaces de liberación, incluso en el más privado de los espacios, pero tenemos que reconocer que las ganancias que obtenemos en el acceso a las instituciones que oprimen a tantos de nuestrxs hermanxs son perjudiciales para nuestros movimientos. Como organizadores antimilitaristas de todo el mundo, debemos ser muy cautelosos con los militares que tratan de cooptar los movimientos de liberación y que establecen la inclusión en las filas como algo a lo que hay que aspirar. No puede haber liberación sin la abolición militar.

Información del autor

Omar Zahzah es escritor, activista palestino y candidato al doctorado en Literatura Comparada en la UCLA. Omar es miembro de Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP) desde 2012, y actualmente es miembro de Estudiantes Graduados por la Justicia en Palestina (GSJP) en UCLA y del Movimiento Juvenil Palestino (PYM).

Tory Smith es un organizadxr e investigadxr no binario criado en el área de DC. Activista estudiantil durante el período previo a las guerras de Irak y Afganistán, Tory fue parte del movimiento estudiantil anti-guerra desde 2003. Tory es ahora activista nacional de War Resisters League, y está organizadx en Filadelfia con Up Against the Law Legal Collective.

Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

About the authors

Omar Zahzah es escritor, activista palestino y candidato al doctorado en Literatura Comparada en la UCLA. Omar es miembro de Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP) desde 2012, y actualmente es miembro de Estudiantes Graduados por la Justicia en Palestina (GSJP) en UCLA y del Movimiento Juvenil Palestino (PYM).

Tory Smith es un organizadxr e investigadxr no binario criado en el área de DC. Activista estudiantil durante el período previo a las guerras de Irak y Afganistán, Tory fue parte del movimiento estudiantil anti-guerra desde 2003. Tory es ahora activista nacional de War Resisters League, y está organizadx en Filadelfia con Up Against the Law Legal Collective.

Omar Zahzah es escritor, activista palestino y candidato al doctorado en Literatura Comparada en la UCLA. Omar es miembro de Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP) desde 2012, y actualmente es miembro de Estudiantes Graduados por la Justicia en Palestina (GSJP) en UCLA y del Movimiento Juvenil Palestino (PYM).

Tory Smith es un organizadxr e investigadxr no binario criado en el área de DC. Activista estudiantil durante el período previo a las guerras de Irak y Afganistán, Tory fue parte del movimiento estudiantil anti-guerra desde 2003. Tory es ahora activista nacional de War Resisters League, y está organizadx en Filadelfia con Up Against the Law Legal Collective.

Omar Zahzah es escritor, activista palestino y candidato al doctorado en Literatura Comparada en la UCLA. Omar es miembro de Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP) desde 2012, y actualmente es miembro de Estudiantes Graduados por la Justicia en Palestina (GSJP) en UCLA y del Movimiento Juvenil Palestino (PYM).

Tory Smith es un organizadxr e investigadxr no binario criado en el área de DC. Activista estudiantil durante el período previo a las guerras de Irak y Afganistán, Tory fue parte del movimiento estudiantil anti-guerra desde 2003. Tory es ahora activista nacional de War Resisters League, y está organizadx en Filadelfia con Up Against the Law Legal Collective.